Feeds:
Entradas
Comentarios

por Elisa Damiani y Jose Emilio Pérez. Creadores y conductores de Mnemos en Radio Almenara.

Radio Mnemos

Desde sus primeras apariciones a finales de la década de 1970, muy influenciada por las emisoras francesas e italianas, la radio libre (más tarde comunitaria) española ha tenido como uno de sus objetivos primordiales convertirse en “la voz de los sin voz”.

Así la radiodifusión alternativa llegó a convertirse en “movimiento de movimientos”, es decir, un punto de encuentro desde el que el ecopacifismo, el antimilitarismo, el feminismo, el movimiento por la objeción de conciencia, etc., lanzaron su mensaje a la sociedad española.

Más de treinta años después la radio libre y comunitaria sigue jugando, a nuestro parecer, el mismo papel de importancia dentro del tejido de la sociedad civil española. A pesar de que internet ha abierto ciertas vías de participación, los grupos subalternos siguen sin poder participar directa y activamente de los medios de comunicación social, que continúan sometidos a una lógicas de control bien oligopolísticas, o bien monopolísticas, dependientes directamente de los intereses de los grupos dominantes. La información de los medios, sus contenidos, continúan generándose de forma vertical, sin contar con aquellos a los que van dirigidos no otorgándoles ningún otro papel en el proceso comunicativo que el de meros receptores. Puede decirse, retomando la terminología de Louis Althusser, que los medios de comunicación han ido reforzando, sin duda alguna, su papel de Aparatos Ideológicos Estatales.

Frente a esta situación, ¿cómo se sitúa Mnemos? ¿Qué utilidad presenta un proyecto como este? ¿cuáles son nuestros planteamientos?

Provenimos de la historia, de las ciencias sociales, de la gestión cultural. Creemos que el tratamiento que se le da a estas disciplinas en los medios es sesgado, irregular, cuando no del todo insuficiente. Es en esta coyuntura en la que Mnemos, como programa radiofónico, encuentra su razón de ser. Intentamos, por un lado, servir como medio de distribución de noticias y novedades que puedan ser de utilidad para nuestra audiencia. Reseñamos novedades editoriales, anunciamos eventos (cursos seminarios, exposiciones, congresos), recopilamos Call for Papers y convocatorias para los jóvenes investigadores (un colectivo en situación de extrema precariedad al que alguno de nosotros pertenecemos) e intentamos mantenernos cercanos a la realidad cotidiana de las ciencias que tratan del hombre, de la sociedad y de la cultura.

Por otro lado desde Mnemos queremos intentar cumplir con ese papel de “voz de los sin voz” y es por eso que noche tras noche intentamos tener en el estudio invitados que nos hablen de sus proyectos, de aquellas historias en las que están implicados y que por desgracia no tienen ni cabida ni difusión en los medios de comunicación, y si la tienen es mínima. Así intentamos dar voz a aquellas iniciativas que se acercan a la historia, las ciencias sociales o la gestión cultural, desde los márgenes de estos campos. Hemos tenido por el estudio de Radio Almenara -la emisora que respalda nuestro proyecto- a colectivos curatoriales alternativos, a representantes de publicaciones de distinta temática y planteamientos, a jóvenes investigadores, representantes de festivales de corte feminista, proyectos de gestión cultural de diversa índole, salas de teatro independiente, etc. Individualidades o colectivos que luchan día a día por sacar adelante sus proyectos, sus ilusiones. Lo ilusionante es saber que aún queda mucho por venir, muchas nuevas iniciativas a las que abrir nuestras puertas y nuestros micrófonos.

Sin embargo, Mnemos, como programa de radio, no se limita tan solo a esta tarea de “difusión”. El proyecto, como anunciábamos unas líneas más arriba, forma parte de Radio Almenara, la radio libre/comunitaria de la Ventilla Tropikal. Como tal estamos integrados en un colectivo volcado hacia el barrio que le da cobijo, que desarrolla una importante labor social y de integración (con jóvenes, discapacitados, etc.) y que éste 2013 está de doble aniversario. Por un lado Radio Almenara celebra este año su “veintitantos” aniversario, sin duda alguna un hecho reseñable y digno de celebrar, teniendo en cuenta la coyuntura actual. Por otro se celebra la décima edición del Festival Almenara, sin duda alguna una de las actividades centrales del colectivo. Un fin de semana en el que la emisora sale a la calle con tres días de actuaciones musicales y actividades lúdicas, talleres y títeres, para que todo el tejido social del barrio pueda acercarse a esta que intenta convertirse en su emisora. De hecho, de cara a la organización de este décimo festival se acaba de poner en marcha una campaña de crowdfunding para que sea posible alcanzar la posibilidad de la autofinanciación del mismo.

En líneas generales esto es Mnemos.

Ah! comentar para curiosos e interesados que emitimos todos los miércoles (una semana de 23:00 a 00:00 y la siguiente de 23:30 a 00:30) en el 106.7 de la FM, a través de www.radioalmenara.net o en nuestra plataforma de podcast.

Y cómo siempre en estos mundos 2.0. podéis acercaros un poco más a nosotros a través de nuestro blog: Blog de Mnemos

 

Blog Mnemos

Blog Mnemos

 

Anuncios

por Juan García Sandoval. Director/Conservador del Museo de Bellas Artes de Murcia y del Centro de Estudios de Museología de la CARM.

 

La enfermedad de Alzheimer es uno de los trastornos neurodegenerativos más devastadores, con un enorme coste personal, social y económico, lo que la convierte en uno de los principales problemas sanitarios en los países occidentales. En España son alrededor de un millón de personas las que sufren alguna demencia y el Alzheimer es responsable de la mitad de los casos de demencia que se diagnostican cada año. El núcleo de la enfermedad de Alzheimer es una pérdida progresiva de neuronas, una muerte neuronal temprana, que va causando la atrofia de regiones cerebrales hasta que van surgiendo los síntomas característicos: pérdida de memoria pero también dificultades leves en la atención, planificación, razonamiento, trastornos de la memoria semántica, el recordar el significado de las cosas y la interrelación entre los conceptos o apatía.

El Alzheimer se ha convertido en un problema social, y es una de las causas más importantes de muerte en los países desarrollados (con sociedades más ancianas), con un impacto fuerte en el sistema sanitario y en el conjunto de la sociedad por su carácter irreversible, la falta de tratamiento curativo y la carga que representa para las familias de afectados. Hoy en día se habla del Alzheimer como del demonio, con el mismo pavor con el que antaño se refería la gente a la lepra o al cáncer. La “enfermedad del olvido” -te dicen- es lo más terrible que puede pasarle a alguien. Con un añadido no menos triste: los cuidadores de estas personas, principalmente sus familiares, han de soportar ellos mismos un martirio a veces insuperable. La crueldad de esta enfermedad radica principalmente en esa pérdida de identidad. Es como ir deshaciendo un álbum de fotos familiar, rompiendo una tras otra las fotografías, hasta dejarlo en blanco. Al final no tienes nada, sólo páginas vacías. No tienes cumpleaños, nietos, hijos o viaje de novios… No queda nada.

Folleto/cartel (anverso) Proyecto MuBAM Alzheimer.

Folleto/cartel (anverso) Proyecto MuBAM Alzheimer.

El Museo de Bellas Artes de Murcia (MuBAM), ofrece una actividad cultural y social con el “Proyecto Alzheimer MuBAM”, programa de visitas guiadas para pacientes de Alzheimer y sus familiares y/o cuidadores. Estas visitas se llevan a cabo en dicho Museo y en el Conjunto Monumental de San Juan de Dios de Murcia, en torno a una serie de obras previamente seleccionadas por profesionales sanitarios y personas expertas en Historia del Arte, Didáctica y Educación. Los ocho itinerarios se eligieron con criterios científicos (según se quería estimular emociones y recuerdos en las personas con Alzheimer) formado por una serie de cuadros, esculturas, etc. Los temas/itinerarios son los siguientes:

  • El paisaje: el Mediterráneo
  • El retrato: el espejo del alma
  • Tradición e innovación: la noción del tiempo
  • Lo sagrado: la experiencia religiosa
  • Lo profano: juegos y tiempo libre
  • El Conjunto Monumental de San Juan de Dios: síntesis de dos culturas, la musulmana y la cristiana
  • Identidades: ¿quiénes somos?”
  • Espacios arquitectónicos: casas y edificios monumentales

Estos son evaluados antes de su implantación y las estrategias de mediación dependen del grado de deterioro de los usuarios. En la actividad se pauta y evalúa todo antes, durante y después de cada una de ellas: la memoria, las emociones, la atención, la conducta de los pacientes y las observaciones de los familiares, así como su grado de satisfacción; también, el impacto que esta experiencia tiene en los educadores/mediadores del MuBAM, así como en los familiares.

La colección del MuBAM es ideal para este proyecto ya que la visita a la misma ofrece la posibilidad de conectar con la memoria emotiva de cada persona participante. El viaje por descubrir el arte se convierte en una exploración del pasado y del presente, fomentando y estimulando la interacción social. El Alzheimer borra la memoria, lo último que se ha aprendido es lo primero que se olvida y así hacia atrás hasta el nacimiento; sabemos que las emociones permanecen intactas casi hasta el final y trabajándolas, no evoluciona tan rápido. En este sentido se ha comprobado cómo estimulando la memoria se pueden crear nuevas conexiones neuronales favoreciendo así su funcionamiento, buscando enlaces entre pasado y el presente. El uso de este tipo de terapias con personas con algún tipo de demencia, son terapias no-farmacológicas “medicina de valores” y más concretamente a través de la estimulación cognitiva, es donde el Museo puede aportar mucho a las personas que tienen Alzheimer y lograr no solo posibles retrasos del envejecimiento cerebral, sino también, y lo que es más importante, que las personas con Alzheimer se encuentren motivadas, ya que se incentiva el fomento de hábitos saludables con la participación en la vida cultural y social de la personas con Alzheimer y sus acompañantes. El Museo puede servir para dignificar (conferir valor) a las personas que viven con alguna demencia, en general mal conocida (olvidada), favoreciendo una percepción diferente y más positiva, a través de su vertiente más creativa y más participativa. Desde el MuBAM trabajamos en la concepción del Museo como servicio público a la comunidad, convirtiéndose en referente para ella, como factor de desarrollo comunitario, además de servir para tejer una red social, estrecha y solidaria.

La educadora señalando e interaccionando con un paciente de Alzheimer. Archivo Fotográfico del MUBAM©.

La educadora señalando e interaccionando con un paciente de Alzheimer.
Archivo Fotográfico del MUBAM©.

 

Este proyecto de investigación que une arte, museo, educación, terapia y medicina, pionero en esta línea en España, se inició en el 2008 siendo uno de los pocos que se llevan a cabo en Europa. El proyecto ha tenido varias fases de desarrollo e implantación en el Museo hasta la actualidad, siempre desde una vertiente multidisciplinar en todos  sus aspectos; con la unión de ciencias como la Historia del Arte, la Educación, la Museología y la Ciencia Médica, se ha podido construir un programa específico para personas con Alzheimer y cuidadores/familiares. El trabajo se ha abordado de una forma integral, iniciándose el Proyecto con la formación del personal del Museo, formado por expertos y profesionales en la materia, pertenecientes al equipo multidisciplinar de la Unidad de Demencias del Hospital Universitario Virgen de la Arrixaca de Murcia y del MuBAM, hasta llegar a un programa estable de visitas una vez evaluados los distintos itinerarios y más de cincuenta obras de arte del Museo, y en la actualidad la actividad se ofrece a todos los usuarios del sureste peninsular y se prevé su implantación en otros museos de la Región de Murcia.

El Arte y Cultura como terapia abre el debate sobre la enfermedad de Alzheimer, donde el arte se suma a la investigación científica y a la evaluación cualitativa.  En el arte, una de las herramientas más comprometidas para trabajar con la realidad son las sensaciones. Su visión y sensibilidad hacia la sociedad nos enseña la relatividad de las cosas y la subjetividad de lo que rodea a la humanidad / a la persona. Asimismo, una de las razones para defender la investigación cualitativa para los pacientes con Alzheimer es valorar la importancia del motor emocional. La emoción, que no es contable y es difícil de medir, adquiere valor. Por lo tanto, uno de los principales objetivos de esta colaboración entre el arte y la investigación científica, es que los pacientes se sientan estimulados y provocados a través de las sensaciones, lo cual es una herramienta para establecer un puente entre el pasado y el presente. Con esta línea de trabajo pretendemos demostrar en el futuro los posibles beneficios que los pacientes, familiares y la sociedad pueden conseguir:

  • aumentar la manifestación y descripción de sentimientos y emociones en los pacientes así como afianzar la autoestima;
  • mejorar la calidad de vida y las actividades de la vida diaria de los pacientes y a sus familiares;
  • generar una conexión entre el pasado y el presente a modo de crear puentes entre neuronas existentes a través de la memoria emocional;
  • identificar emociones específicas y fomentar expresiones de empatía;
  • fomentar la  interacción y comunicación frente al deterioro de la función emocional producido por la enfermedad de Alzheimer.

Una de las claves del programa para que la visita tenga éxito son los educadores/mediadores del MuBAM, cuya explicación tiene que ser cuidadosa y paciente; teniendo en cuenta la mirada atenta de los pacientes -siempre en primera fila- y sus respuestas, captando sus contestaciones y explicaciones y relacionándolas con los recuerdos de su niñez o juventud; igualmente resulta de gran importancia la interacción con las familias, que también responden a los educadores, comentando que, gracias a esto, “podemos salir y aprender cosas muy interesantes”. El grupo de educadores que forma parte del programa posee cualidades como la paciencia, amabilidad, creatividad, flexibilidad y mucho sentido del humor para impartir las visitas, ya que no se limitan a explicar las colecciones del Museo. La persona educadora inicia y mantiene la conversación al tiempo que proporciona la información sobre la obra de arte en los momentos apropiados; saben cómo hilar los comentarios hechos en la conversación de grupo y entrelazarla adecuadamente con las diferentes respuestas y opiniones. Utilizan sus conocimientos para proporcionar nuevas perspectivas sobre las obras y también para dar validez a las respuestas e ideas de los participantes.

Educadora en interacción con los familiares y pacientes de Alzheimer. Archivo Fotográfico del MUBAM©.

Educadora en interacción con los familiares y pacientes de Alzheimer.
Archivo Fotográfico del MUBAM©.

El papel de la mediación realizado por los educadores es una de las claves de este Proyecto, ya que es el encargado de establecer el nexo de unión entre el Museo y las personas con Alzheimer y sus familias; son reflexivos, fomentan la creación de conocimientos en relación con la enseñanza y el aprendizaje; de nuevos discursos donde participan los historiadores. Para nosotros desde el MuBAM es de suma importancia que el educador participe de los procesos de diseñar, implementar y evaluar los programas.

Bibliografía:

Para saber más: http://proyectoalzheimermubam.blogspot.com/

García, Juan; Anardottir, Halldóra y Antúnez, Carmen (2012). El Proyecto Alzheimer MuBAM. Accesibilidad a través del Arte. SIAM III, Series de investigación Iberoamericana en Musoeología, Año 3. Vol.2. Museos y Educación. Universidad Autónoma de Madrid, 191-199.

García Sandoval, Juan (2012). Acciones de integración y accesibilidad social en el Museo de Bellas Artes de Murcia. I congreso Internacional de Educación Patrimonial, Mirando a Europa: Estado de la cuestión y perspectivas de futuro. Comunicaciones. Instituto del Patrimonio Cultural de España, 468-479.

(1) Este proyecto se lleva a cabo conjuntamente con la Unidad de Demencias del Hospital Virgen de la Arrixaca de Murcia y el Museo de Bellas Artes de Murcia. La dirección del proyecto está a cargo de Carmen Antúnez Almagro, directora de la Unidad de Demencias; Halldóra Arnardóttir, Doctora en Arte y especialista en Arte y Cultura; y Juan García Sandoval, Museólogo y Director/conservador  del Museo; y coordinado por la neurólogas Begoña Martínez Herrada y Blanca García Torres, la psicóloga clínica Laura Vicancos Moreau, los coordinadores de educadores-guías del MuBAM José Antonio Fuentes Zambudio y Belén Alonso Costa.

por Marta Blanco Carpintero. Presidenta de la Asociación de Amigos del Museo del Traje.

 

En general, las Asociaciones de Amigos de Museos suelen ser agrupaciones sin ánimo de lucro que nacen a través de la iniciativa y voluntad privada de un grupo de trabajadores del propio centro para representar los intereses del museo y también para dar acceso a personas ajenas a la institución de una manera más íntima, más personal. Suelen ser iniciativas emocionales donde la involucración es igualmente emocional.  Por eso, las asociaciones suelen ser la mejor forma para personalizar un museo y acercarlo a sus fans. Su función es integrar el espacio de fuera con el de dentro: humanizar sus paredes e incorporar dentro de su engranaje a las personas ajenas a él. Un socio, de hecho, se suele hacer socio precisamente con la idea de participar más íntimamente, más activamente en algo que le gusta.

Así nació la Asociación de Amigos del Museo del Traje, fruto del impulso privado de un grupo de trabajadores del centro dirigidos por Dña. Amalia Descalzo, en ese momento trabajadora del Museo del Traje. Amalia Descalzo, profesora de la Universidad Alcalá de Henares y una de las investigadores del traje más reputadas de España, fue, durante muchos años, el alma de la asociación y, con su dedicación y sacrificio, consiguió poner en marcha cursos, congresos y actividades de calado internacional.

Logo Asociación Amigos del Museo del Traje

Asociación Amigos del Museo del Traje

A su marcha, la Asociación de Amigos ha continuado el legado iniciado en esa primera etapa y ha seguido colaborando con el Museo del Traje a través de la organización de actividades en torno al vestido y la moda y también con el patrocinio de iniciativas creadas en el museo.

La relación, por supuesto, fluye en ambos sentidos: en la AAMT participamos de manera privilegiada de las actividades del museo (solemos gozar de plazos especiales para apuntarnos o de descuentos cuando las propuestas son de pago, por ejemplo), vamos a las inauguraciones de las exposiciones, disfrutamos de actividades privadas en torno a la moda… En definitiva, una vinculación más profunda para ampliar conocimiento y una oportunidad para conocer gente con tus mismos gustos y aficiones.

Dado que una de las funciones de la AAMT es acercar y promocionar las actividades del museo, se han creado tanto una red social en torno a la asociación en Facebook (http://on.fb.me/W1mPnZ) como en Twitter, a través de la cuenta privada de la presidenta (@amuseotraje) y también a través de un blog corporativo donde se cuentan, cada semana, todas las actividades que realiza el museo y también otras noticias interesantes sobre moda: exposiciones, eventos culturales, noticias del sector, … un blog que sirve de altavoz tanto para el museo como para la propia asociación y que lo visitan más 7.000 personas al mes en todo el mundo: http://www.amigosmuseodeltraje.com/

Participar en la Asociación es algo muy fácil y económico: tan solo 60 euros al año es la cuota de colaboración y da derecho a entrar de manera gratuita al Museo del Traje y en toda la red estatal de museos españoles además de gozar de una serie de  privilegios exclusivos, de descuentos y de actividades privadas en torno a la moda. Además, a las ventajas que tiene la propia AAMT, se le unen las muchísimas ventajas de la FEAM (Federación Española de Amigos de Museos) membresía a la que pertenece la Asociación y que va desde descuentos en hostelería y restauración, como en tiendas, establecimientos, etc. adheridos a sus redes. Cada mes, la FEAM suma nuevas ventajas a su tarjeta azul.

Perteneciendo a una asociación de amigos de museos ayudas a la difusión de una institución cultural, y en nuestro caso, si os gusta la moda, es la mejor forma de ayudarnos a fomentar la rica parte cultural y artística que tiene la indumentaria.

 

Por Pablo Alemán. Director de La Fundación http://www.la-fundacion.es/

Hace unas pocas semanas clausurábamos la primera edición de CASA//ARTE, la Feria de Iniciación al Coleccionismo de Arte Contemporáneo organizada por La Fundación en colaboración con Blanca Berlín Galería. En general, el balance no puede ser más positivo: comentarios generalizados de satisfacción entre galeristas, artistas y coleccionistas que además de encantados con la organización y el montaje, valoraban la iniciativa por fresca, novedosa y necesaria; buena acogida también por parte del público y los medios de comunicación; y lo que no es menos importante, unas cifras de negocio lo suficientemente positivas (en algún aspecto hasta sorprendentes) como para que la gran mayoría de galerías y la organización nos sintamos con ganas de repetir el año que viene, lo cual no es poco en estos tiempos.

CASA//ARTE Feria de Iniciación al Coleccionismo de Arte Contemporáneo

CASA//ARTE Feria de Iniciación al Coleccionismo de Arte Contemporáneo

Personalmente, como promotor y director de esta iniciativa, sólo puedo decir que estoy muy contento con este balance. A decir verdad, CASA//ARTE ha superado todas mis expectativas iniciales porque aunque siempre confié y luché por el éxito, también temí la resistencia del sector a nuevas propuestas, la escasez de recursos, la tan comentada crisis o que ocurriese ese accidente imprevisible que siempre amenaza este tipo de montajes. Finalmente, ninguno de esos temores se ha hecho realidad y aunque hay cosas que mejorar (siempre las hay, por suerte), hasta esas cosas son un acicate para mí y mi equipo.

Hace unos días, alguien me preguntaba que cuál creía yo que había sido el secreto del éxito de CASA//ARTE y con toda modestia pero idéntica convicción creo poder decir que hay una larga lista de cosas que siento que hemos hecho bien pero la principal, la que ha dado ese impulso necesario al proyecto en tiempos tan difíciles ha sido la ilusión, el trabajo en equipo y desde luego, la capacidad de éste para hacer de la necesidad virtud.

Y es que buena parte del equipo que ha puesto en marcha CASA//ARTE y que ahora, animado por el éxito, quiere embarcarse en nuevos proyectos, son personas que en el momento de sumarse a la iniciativa trabajaban precariamente desde su condición de freelance a tiempo parcial o completo y sin muchas esperanzas de salir de esa precariedad a corto plazo. Ese es el sino me temo de mucha gente que se dedica al sector de la cultura y el arte en España y que apenas tiene salidas. Como digo, todos ellos han hecho de esa necesidad virtud y con la ilusión de fundar algo que les pertenece, han hecho posible este éxito.

Quizás esta valiente y cooperativa actitud pueda ser un ejemplo y un estímulo para todos aquellos a los que no les llegue la oportunidad profesional que tanto ansían: lo mejor es no esperar la oportunidad y mientras llega (lo cual, hoy por hoy, no es fácil en la cultura y el arte en España), salir a su encuentro. Hay mucha gente formada y capaz con ganas de hacer cosas y la asociación de este tipo de profesionales puede ser muy fructífera. CASA//ARTE es sólo un ejemplo de ello. Con un capital inicial muy escaso y mucho, mucho, mucho trabajo y renuncias de por medio, se ha puesto en marcha con éxito un proyecto que en su primer año ha logrado hacer valer su planteamiento, ser reconocido por el sector, el público y los medios y lo que no es menos importante, alcanzar una facturación lo bastante importante no ya para no perder (que no es poco en estos tiempos) sino para obtener ciertos aunque limitados beneficios (todo se andará). Por si fuera poco, creo no equivocarme tampoco si digo que todos los que lo hemos hecho posible nos sentimos orgullosos de haber formado parte de ello.

CASA//ARTE

CASA//ARTE

La contrapartida a este tesón y coraje está en la escasez de apoyos por parte de las administraciones a los emprendedores en general y a la cultura en particular. No se me escapa que en muy poco tiempo hemos pasado de unos presupuestos de cultura como jamás los habíamos tenido en este país a un progresivo vaciamiento de estos recursos hasta el punto de que las últimas cifras hablan de un recorte en cultura del 50%. Sin embargo, eso no debe ser excusa para que los que están al frente de esas administraciones renuncien a diseñar nuevas propuestas y optimizar, de verdad, los recursos disponibles. Al contrario, a falta de recursos este es el momento de ser creativos.

No hablo ya de renunciar a políticas dañinas para el sector como la radical subida del IVA o la necesidad de poner en marcha otras como la Ley de Mecenazgo o la Ley de Emprendedores. Hablo de otro tipo de iniciativas a más pequeña escala pero igualmente útiles que sin ser una carga para las arcas públicas compensen la ausencia de ayudas económicas directas y ayuden al sector de la industria cultural a sobrevivir a este difícil momento: desde proporcionar medios de comunicación y publicidad gratuita o muy económica a esos emprendedores de la cultura (tenemos radios y televisiones públicas con extensiones nacionales y regionales, circuitos de banderolas a nivel local, internet), pasando por facilitar la utilización racional de edificios y espacios públicos para iniciativas culturales o favoreciendo de forma especial iniciativas de carácter cooperativo que generen empleo y oportunidades en un sector donde apenas las hay.

En fin, no soy yo el que debe diseñar esas políticas ni poner en marcha esas iniciativas pero seguro que como el resto de mis colegas, si me llaman para dar ideas ahí estaré.

En resumen señores: que hagamos de la necesidad virtud y que el hambre agudice nuestro ingenio. No nos queda otra.

CASA//ARTE

CASA//ARTE

Por Belén Morata Ruiz. Historiadora del Arte. Internship Program at Gregg Museum of Art and Design, North Carolina State University.

 

Tradicionalmente, la forma de entrar en contacto con la actividad laboral de los museos e instituciones culturales (públicas o privadas) españolas y formar parte de ella, era básicamente a través de becas de formación o prácticas laborales. Recientemente, y debido a la actual crisis económica, parece que algunas instituciones han decidido adoptar el modelo norteamericano e incluir en sus programas la figura del voluntario cultural para cubrir aquellos puestos para los que se han quedado sin financiación.

Según la definición de la Real Academia Española, voluntariado es un conjunto de personas que se ofrecen voluntarias para hacer algo. Tradicionalmente, en España el voluntariado ha estado asociado a organizaciones no gubernamentales o religiosas que desarrollan una acción social.

Sin embargo, la figura del voluntario en los Estados Unidos va más allá. Para la sociedad americana, voluntariado es cualquier tipo de trabajo (cualificado o no) que se desarrolla en instituciones públicas o privadas sin recibir una compensación económica y cuyo fin es aportar algo positivo a la comunidad. Es una práctica tan extendida y bien considerada que hasta la Casa Blanca reconoce estas acciones como un medio para hacer que la gente se sienta involucrada en su comunidad y participe activamente del desarrollo de ésta,  patrocinando al voluntario cuando éste cumple un año de servicio. Así, muchos jóvenes encuentran en el voluntariado una forma de entrar en contacto con el mundo laboral.

De este modo, muchas instituciones públicas y empresas privadas contemplan la figura del voluntario dentro de sus organigramas y éstos son considerados en los proyectos de la institución como parte fundamental de un todo. Ambas partes, institución y voluntario se benefician mutuamente.

En términos generales, pueden distinguirse dos tipos de voluntarios:

  1. Estudiantes con una buena preparación académica pero poca experiencia laboral que quieren colaborar en proyectos específicos diseñados por la Institución.
  2. Adultos con una buena preparación y conocimiento del sector que, una vez jubilados, quieren seguir en contacto con el mundo laboral de una manera más relajada.

Los estudiantes universitarios que participan como voluntarios se benefician doblemente de esta acción. Por una parte reciben créditos que les ayudan a completar su formación, siempre y cuando el programa en el que colaboran esté relacionado con la formación académica que están adquiriendo; por otro lado, su curriculum será mejor valorado tras participar como voluntarios.

Generalmente, los programas de voluntariado se desarrollan en paralelo al curso escolar (cuatro semestres) y la actividad encomendada al voluntario suele organizarse conforme a ese tiempo. De esta manera el voluntario se compromete durante un corto período de tiempo y la actividad que desarrolla está desde el comienzo definida y limitada. De esta manera se evita que quede inconclusa o que la plaza del voluntario se convierta de temporal en permanente.

Frecuentemente, cuando la institución o empresa tiene la necesidad de contratar un nuevo empleado revisa primero el trabajo que están desarrollando sus diferentes voluntarios, con la intención de incorporarlos a su plantilla permanente. De esta manera, el esfuerzo de los voluntarios se ve recompensado con una oportunidad laboral.

 

Programas de voluntariado cultural

La American Association for Museum Volunteers (AAMV) trabaja desde 1979 representando a más de un millón de voluntarios y promoviendo el voluntariado en museos e instituciones culturales de ámbito local, regional y nacional.

Entre sus actividades, ofrecen a los voluntarios una plataforma donde intercambiar ideas e información, organizan talleres de formación continua y sobre todo, dan soporte legal a voluntarios y responsables institucionales de programas de voluntariado.

La AAMV ha elaborado una guía con propuestas ideales que, de ser cumplidas por ambas partes, aseguran el éxito del trabajo de los voluntarios en el Museo:

  • El personal del museo anualmente define los puestos que quiere cubrir con voluntarios en cada departamento, y los responsables de la institución deben asegurar que el programa de voluntariado tiene apoyo real, constante y continuado por parte de la plantilla del Museo, así como los recursos necesarios para desarrollar el trabajo con éxito.
  • Los voluntarios reciben formación sobre el museo y sobre las tareas que les son encomendadas antes de comenzar el programa.
  • La supervisión por parte del personal del museo ayuda al voluntario a mejorar y continuar aprendiendo, al mismo tiempo que ellos valoran el programa y las habilidades de sus responsables.

Un caso particular: Programa de voluntariado en  el Gregg Museum of Art and Design, North Carolina State University, Raleigh, North Carolina, USA.

El Gregg Museum of Art and Design pertenece a North Carolina State University. Cuenta con una colección creada fundamentalmente a partir de las donaciones de coleccionistas privados estatales, muchos de ellos profesores que han desarrollado su actividad laboral en dicha Universidad. Entre sus fondos hay más de 20.000 objetos entre textiles, cerámica, arte tradicional internacional y nacional, fotografía, dibujos arquitectónicos y mobiliario moderno.

Como museo universitario una de sus funciones principales es dar apoyo a los programas académicos de la Universidad, dando a conocer cómo funciona un museo y qué trabajo se realiza internamente (a través de los programas de voluntariado), así como ofreciendo oportunidades de investigación sobre las propias colecciones.

Entre las actividades que desarrollan los voluntarios del museo se encuentran, la participación en el montaje y desmontaje de exposiciones temporales, ayuda en la catalogación de colecciones, revisión y normalización de las fichas de catalogación, actualización de las actividades del museo en Facebook y Twitter, recepción y atención de visitantes en las salas de exposición, apoyo al personal del museo en el desarrollo de las actividades y talleres educativos, etc. Todas ellas siempre bajo la supervisión del personal del museo, ningún voluntario trabaja individualmente, siempre en equipo.

Uno de los últimos proyectos del museo para los que se ha recurrido a la participación de la sociedad estudiantil y también local ha sido la instalación Streaming. New art from old bottles, de la artista Bryant Holsenbeck. Como ella misma se define, es una artista medioambiental y como tal, recoge objetos de desecho de la vida cotidiana para transformarlos en arte, generando reflexiones y preguntas sobre ellos. Habitualmente recurre a los jóvenes para el montaje de sus instalaciones, involucrándolos como parte activa del significado de la obra. La instalación fue publicitada a través de la web de la universidad y las redes sociales y el requisito era acudir con dos botellas de plástico el día del montaje. Todos los voluntarios fueron invitados a la inauguración de la muestra y sus nombres aparecieron citados en las cartelas explicativas, formando parte de la vida del museo.

Bryant Holsenbeck explicando el sentido de la instalación y repartiendo las tareas entre los estudiantes

Bryant Holsenbeck explicando el sentido de la instalación y repartiendo las tareas entre los estudiantes

Estudiantes participando activamente en el montaje de la instalación de Bryant Holsenbeck.

Estudiantes participando activamente en el montaje de la instalación de Bryant Holsenbeck.

 

Estudiantes participando activamente en el montaje de la instalación de Bryant Holsenbeck.

Estudiantes participando activamente en el montaje de la instalación de Bryant Holsenbeck.

 

Otro de los proyectos que se están desarrollando dentro del programa de voluntariado del Gregg Museum es el inventario de la colección fotográfica del artista John Menapace, donada al museo tras su fallecimiento. Este proyecto se está llevando a cabo bajo la supervisión de la archivera del museo y en él colaboramos cuatro voluntarios (tres de ellos estudiantes del Instituto de Diseño de la misma universidad, en la especialidad de fotografía). La colaboración de los voluntarios se llevará a cabo durante dos semestres y por ella recibirán créditos prácticos necesarios para finalizar sus estudios. Los voluntarios han recibido unas sesiones informativas sobre tratamiento y manejo de colecciones fotográficas y se encargan de la limpieza, numeración y almacenamiento con criterios de conservación de los documentos. Posteriormente, el personal del museo encargado de la documentación se encargará de la catalogación de la colección y su integración en la base de datos.

A manera de conclusión, me gustaría destacar lo positivo del modelo americano, como manera de acercamiento de los estudiantes y población en general a las instituciones culturales. Al mismo tiempo que hacer una reflexión sobre si la adopción de este modelo en momentos de dificultades económicas, como las que sufre España actualmente, es acertado o no. Creo que si se toma el modelo sin adaptarlo al sistema europeo podría correrse el riesgo de cubrir con voluntarios puestos cualificados para los que debería contratarse personal especializado. De la misma manera que esos puestos podrían pasar de ser temporales (limitados en el tiempo) a convertirse en permanentes no remunerados, lo cual no debería ser aceptado.

Bibliografía y webgrafía

Hirzy, E. (2007). Transforming Museum volunteering. A practical guide for engaging 21 st Century volunteers. American Association for Museums volunteers.

http://managementhelp.org/staffing/volunteers.htm

http://www.idealist.org/info/VolunteerMgmt

http://www.energizeinc.com/

http://www.serviceleader.org/leaders

http://serve.gov/about.asp

http://www.coyotecommunications.com/tech/volmanage.html

Por Rosa Marzo y Sara Bono. Gestoras Culturales.

 

¿Os gusta  realizar una visita con un guía turístico? ¿Es la visita guiada un servicio útil en una institución cultural? ¿Qué nos aporta? ¿Y de qué modo?

Desde nuestra propia experiencia podemos decir que no nos gusta realizar visitas guiadas a cualquier tipo de exposición, yacimiento arqueológico o monumentos. ¿Por qué? Porque nos aburrimos.  Vamos a explicar porque no nos resulta estimulante a la gran mayoría de gente, que una persona explique e informe sobre un determinado bien patrimonial. Pero antes, queremos advertir que hay excepciones, y sabemos que hay visitas guiadas que sí son necesarias para poder entender un lugar o conocer datos curiosos, aunque está no debe ser la típica visita que la guía habla y habla y no hace caso de lo que el público necesita. Debe ser interactiva. Por ejemplo, si vas a un yacimiento y no eres arqueólogo, sí que necesitas una guía que te explique qué significan las “piedras”.

Entonces, ¿Cuál es el problema de los guías de visitas culturales?  Intentaremos resumirlo en cinco puntos:

1. Discursos no diferenciadores.

Un gran error que cometen muchos guías turísticos es que no tienen en cuenta la edad, ni los conocimientos del grupo al que se dirigen. No sé puede explicar lo mismo a un grupo de niños, a unos jóvenes, que a un grupo de la 3º edad. Al igual que no se debería seguir el mismo discurso a un grupo de profesionales en la materia (pongamos el ejemplo de historiadores, arqueólogos…) que a un grupo formado por familias o extranjeros que vienen a conocer llanamente nuestro país. El problema es, que se explica lo mismo a unos y a otros.

Un ejemplo de lo que hablamos nos ocurrió en un yacimiento arqueológico. La visita guiada fue un tostón por estar contándonos cosas que ya sabíamos (éramos todos historiadores y algunos arqueólogos), y justo al lado, había un grupo de niños pequeños. Y para sorpresa nuestra, le estaban contando lo mismo que nosotros.  El desenlace de todo esto: desconectas y te vas a fantasear en un mundo imaginario.

2. Información general y cuadriculada.

Además, esta problemática se agudiza a la hora de hacer viajes organizados. Tenemos miedo cuando vemos que un viaje es organizado, pues mezclan gente muy diferente y te explican todos los lugares el mismo guía a grandes rasgos sin dejarte indagar más en el lugar o profundizar más en los conocimientos.

Un ejemplo de esto nos ocurrió en Hierópolis, Turquía. Empezamos a preguntar al guía sobre el yacimiento y no conocía casi nada. Tampoco supo decirnos bibliografía. Sólo explicó la inmensidad de Pamukkale, que son terrazas blancas con aguas termales, el elemento turístico más llamativo.

3. Inexistencia de material didáctico.

Otro error que cometen muchos es el hecho de no venir preparados con material didáctico para amenizar la visita. Muchos profesionales ven estos materiales con malos ojos. Y la verdad, no entendemos ese rechazo. Todo material que ayude a la comprensión, la curiosidad y aumente el grado de satisfacción de los visitantes… ¡bienvenido sea! Da igual que sean unas hojas plastificadas con imágenes que una tablet con contenido multimedia.  Es el caso que he vivido yo a la hora de exponer la huerta de Valencia, para explicar las diferentes etapas del campo, una simple hoja plastificada con fotografías sobre cada etapa, ilustra y hace que los visitantes lo entiendan. Que no sientan que son conceptos abstractos.

La cuestión estriba en que el profesional debe entender que no está hablando para él (y hasta a los profesionales en la materia se aburren de este método cuando son ellos los visitantes). Sino que está hablando a otras personas. Ahora el visitante no se conforma con escuchar. Si quiere información sobre una pieza museística, un monumento o un personaje histórico sólo tiene que buscar por internet con su dispositivo móvil para recibir la información que desea. Y a una mala están los catálogos o los libritos de guías turísticas. Información hay mucha. Maneras de contarla y de vivirla, por lo visto, las mismas de siempre. No se actualizan los métodos. Y se repite la misma fórmula una y otra vez. No existen apenas ofertas diferentes, interactivas y más didácticas. Y esto, en nuestra humilde opinión,  es un gran fallo. Existen algunos casos excepcionales, pero, por desgracia, suelen ser pocos y no en los lugares más recurrentes (por ejemplo: grandes museos o los centros de las ciudades), sino en nuevos espacios que se visitan, es decir, nuevos productos culturales.

Utilización de material didáctico para explicar el Yacimiento arqueológico

4. Información unidireccional. No bidireccional.

Otro dato al que debemos prestar atención es que cuando hemos visitado ciudades, suelen haber sido visitas muy monótonas con la guía hablando y hablando sin hacer ninguna pregunta, ni interesarle si te estás enterando o no. En nuestra opinión, lo peor que puede hacer un guía es usar tecnicismos. El público que contrata una guía con conocimientos generales (dejo a parte los viajes temáticos o científicos) no quiere aprender toda la terminología científica, sino que quiere que le traduzcan los conocimientos a un lenguaje que pueda entender fácilmente, porqué no olvidemos que es una alternativa de ocio. Y, sobretodo, el guía, el gestor o el que organiza la visita, debe olvidar la frase “El visitante debe ser autodidacta, por eso hay que hablarle con terminología científica, eso sí explicarla en ese momento, y sabe que viene a aprender”. Olvidar el “rol” de profesor especialista, y cambiarlo por un “rol” en el que el visitante se sienta cómodo y libre.

Las visitas guiadas, en su gran mayoría, no despiertan sed de conocimiento ni de curiosidad. Sino que matan la creatividad gracias a su discurso unidireccional. Se deben propiciar los discursos bidireccionales. O lo que es lo mismo, la participación social entre visitantes y el profesional. Una visita donde todo el mundo pueda realizar su pequeña contribución. Donde se puedan realizar y responder  preguntas y dudas. Y en general, donde se genere un debate en el cual todo el mundo puede participar de sus opiniones.  La interactividad con el visitante es vital. Debe ser necesario que cada visitante aporte su experiencia y conocimientos creando una visita más enriquecedora y haciéndolos sentir parte activa de la visita.

Es curioso, pero una historia verídica es la de mis abuelos. Fueron a una visita organizada por el centro de Valencia. Les enseñaron el “Museo del Patriarca”. Ellos lo calificaron como: “La chica se esforzaba, pero al final siempre decía lo mismo en todos los cuadros y estábamos todos resoplando, parecía que nunca iba a terminar”. Luego, fueron a “La Nau de la Universitat de València”, su opinión fue “Un hombre muy simpático nos contó que una mujer había ido allí y le había dicho narizón a un cuadro, fue muy divertido”. Eso es lo que buscan. Contar anécdotas, hacer que se rían, dejar espacios de relax para relajar el ambiente de conocimientos científicos. Claro está que se debe adaptar al perfil del visitante, en este caso era un público general de edad avanzada, que iban a pasar el día.

5. Falta de entusiamos del guía de la visita.

Por desgracia, en la mayoría de los casos encontramos una gran falta de entusiasmo por parte del guía. Y esto se nota. Los guías están cansados de repetir su monólogo una y otra vez a sus clientes. Es la falta de no innovar y probar cosas nuevas. Y para postre, te recomiendas restaurantes y tiendas, e incluso te llevan a ellos, perdiendo minutos de tu visita en ese sitio. ¿Por qué hacen esto? Muchas veces porqué de estos lugares extraen financiación, o bien les ceden el lugar o van a comisión.  Estos casos son muy notorios cuando visitas lugares gastronómicos, por ejemplo, sobre el embutido, siempre acabas comprando un chorizo. Esto es una buena iniciativa para lograr financiación pero se debe hacer de forma muy sutil para que el visitante no sienta que le estás vendiendo nada y le estás haciendo perder el tiempo.

Claves para realizar visitas guiadas más interactivas

  • Fotografías. Que las puedan subir a internet y comentarlas (Flickr, un blog, etc.). Que la experiencia no termine con la visita, sino que posteriormente haya feedback. También pueden realizarse gymcanas fotográficas donde deben encontrar ciertos elementos patrimoniales y fotografiarlos.
  • Participación de los consumidores a través de los canales online como Twitter, Facebook, Flickr…
  • Participación offline mediante la lectura de poemas, citas históricas… hay que darles protagonismo a los visitantes. Tal vez no a todos los miembros de un grupo, pero sí a unos pocos.
  • Material didáctico-educativo tanto antes, durante como después de la visita dependiendo del perfil de cada visitante. No es lo mismo un escolar que una persona mayor: maletas didácticas; objetos que se pueden tocar; vestimentas; dossier con actividades.
  • Talleres para después de la visita guiada.
  • Back stage. Después de la visita, esta se puede comentar con profesionales como un conservador de un museo,  un historiador de arte… El objetivo es generar debate.
  • Realizar no sólo visitas culturales, sino a la vez gastronómicas. Amenizan la visita además de que a la mayoría de la gente le gusta probar los productos gastronómicos típicos de cada zona.

Visita guiada con cata de los productos tipicos de l´Horta de Valencia

  • Utilizar datos curiosos. No tanto tecnicismo (que pocas personas pueden conocer). Sino datos que despierten interés. Un ejemplo: Pollock era un borracho; Warhol tenía un ansia ferviente por convertirse en un ídolo y conseguir fama; etc. Son datos que aportan valor sentimental y emotivo y que ayudan a comprender mejor la historia de un lugar, un artista o personaje histórico.
  • Storytelling. Hay que buscar un vínculo que una las emociones de las personas con la historia. Acercar el patrimonio de manera sencilla y comprensible.

A modo de conclusión ¿Existen casos de éxito de visitas didácticas que cuenten con la participación ciudadana?

Sí, existen. Un ejemplo son los conocidos “Greeters”, famosos en otros países de Europa. Un “greeter” acompaña al guía turístico durante la visita aportando datos curiosos sobre edificios de la ciudad (aquí venía a tomar el café tal escritor), personas famosas (tal actor se alojo en este hotel)  y anécdotas variopintas en un lenguaje más coloquial. De esta manera, la visita se convierte en un paseo más familiar y anecdótico, mientras que los datos históricos te los cuenta el guía turístico.

Como guía también he experimentado casos curiosos. Hubo un caso de éxito debido a la participación de los visitantes. Un grupo de adolescentes vino a una visita a la Huerta de Valencia. Por definición,  un grupo en esa franja de edad ya es un grupo con una dificultad añadida, porqué no suelen estar mucho tiempo atentos y en la mayoría de los casos “desconectan”. Les enfoqué la visita como si ellos fueran los agricultores, la visita giró sobre “Si tú fueras agricultor, ¿Qué harías para sobrevivir?” Además, se hizo mucho hincapié en que contaran cosas de su zona, si los cultivos eran parecidos, si tenían campos, cómo los cultivaban. Al final la comunicación era 50%-50%. Ellos hablaban lo mismo que yo, les preguntaba y ellos debatían hasta llegar a entender la vida en el campo o incluso ¡los ingresos que podrían obtener! La verdad es que fue una experiencia muy gratificante. También hay que decir que no todas las visitas son iguales, los públicos son diferentes, con apetencias diferentes.

Utilización de material multimedia para crear escenificaciones en el Monasterio de Aguilar de Campoo

Por suerte, ahora hay empresas culturales que ofrecen visitas guiadas con talleres que realizan visitas pensando en la importancia de que sus clientes se diviertan y participen activamente de la actividad socio-cultural. Empresas innovadoras, con nuevas prácticas culturales y donde lo online y lo offline no están reñidos, sino que caminan los dos de la mano. Queda un largo camino por recorrer en el competitivo mundo de los guías culturales/turísticos, muchos de ellos obsoletos a más no poder, no obstante, podemos decir, que existen alternativas diferenciadoras de disfrutar de estos productos culturales. Sólo hay que buscarlos en internet. Y de esta manera podrás encontrar una visita a un museo donde practicarás el inglés; un yacimiento donde tendrá un campo de pruebas en el cual se podrá experimentar a fabricar utensilios líticos o ser un arqueólogo; o talleres didácticos antes o después de la visita a un museo o por los monumentos más importantes de la ciudad.

Así que, ¿A  favor o en contra de qué los guías culturales/turísticos utilicen materiales didácticos para amenizar la visita?

por Museo de América.

 

www.migrarescultura.es

Museo de América, septiembre 2012

Si algo está cambiando en los museos hoy en día, probablemente tiene relación con el giro en el eje o foco principal que centra su actividad. A la relevancia de los objetos se suma ahora la trascendencia de la propia experiencia de los individuos. La historia, no sólo en los museos, sino la Historia en general, ya no puede escribirse tan sólo a partir de los grandes relatos. Se han de tener en cuenta las microhistorias o microrrelatos, los matices y los pequeños aportes de particulares que han vivido o viven acontecimientos fundamentales, para poder entender y dimensionar los mismos adecuadamente.

La participación social es esencial para emprender cualquier acción. El usuario requiere hoy formar parte de cualquier proceso constructivo y no ser un mero consumidor. Es lo que se ha denominado Prosumidor (productor + consumidor). El conocimiento se construye de forma global (crowdsourcing), la financiación de proyectos recurre a la aportación del  minorista (crowdfunding)… ¡Es inviable pensar en un proyecto sobre la cultura sin la aportación de la migración, o de tratar sobre ésta sin recoger el testimonio de emigrantes!

Los museos incitan también a la reflexión, procurando plantear nuevas preguntas y estimulando la imaginación y la participación. Reflexionar, pero ¿sobre qué? Sobre el conocimiento, la memoria, la tradición, el pasado y el presente… pero también sobre la aportación de cada uno en cada detalle del día a día. Por ejemplo, en la comida -¿hemos pensado en algún momento sobre el origen de los productos que consumimos o la procedencia de nuestras recetas?, la música o los instrumentos (cargados de influencias de todo tipo), etc. Esa historia la escriben a diario millones de ciudadanos y esa trama de microrrelatos es la que permite conformar un contexto para las culturas, un substrato para comprender el movimiento y la transformación cultural, en realidad, la vida misma.

Los museos se adaptan también a estos nuevos tiempos. Prácticamente todas estas instituciones utilizan ya las redes sociales como medio para difundir sus actividades y recoger comentarios, ideas y aportaciones de los individuos. El Museo de América ha querido ir un poco más allá con el proyecto “Migrar es Cultura”, concibiéndolo con una estructura de página Web, pero con un claro espíritu implícito de un video blog participativo, para reflexionar sobre la cultura, que es todo.

Página principal de la web Migrar es Cultura

Las culturas se enriquecen y engrandecen a partir del mestizaje, del aporte de personas, rasgos y elementos externos generalmente debidos a movimientos de población –migración-. El objetivo final de este proyecto es poner de manifiesto esa transformación cultural generada a partir de los flujos de ida y vuelta y recalcar que la cultura es algo vivo y en permanente transformación.

Todo el que desee participar tiene su espacio en este proyecto, ya sea para contar su experiencia o aportar su conocimiento, una receta local de algún plato tradicional, o un comentario sobre la última película que ha visto, e incluso comentar una tradición, un vínculo entre dos países a través de una fiesta, una indumentaria, etc. Para abarcar todos estos aspectos de la cultura de una forma más o menos ordenada, desde la Web se propone etiquetarlos dentro de una serie de canales que facilitarán su búsqueda y estructuración: Arte, Cine, Música, Letras, Documentos, Gastronomía, Vivencias, Infantil, Más Cultura y canal Museo. Además de una serie de etiquetas que cada uno pondrá según su criterio para la clasificación.

A través de esta Web se podrán ir descubriendo y contando pequeñas historias, unas anecdóticas, otras más intensas y algunas más eruditas, y se podrá ir construyendo un relato sobre la diversidad y el enriquecimiento cultural que se producen a través de la migración.

Ejemplo de una ficha o relato con un vídeo

Pero además, está previsto poner en marcha proyectos e iniciativas culturales dentro del portal de Migrar. Por ejemplo, el concurso fotográfico “Descubre América en tu Ciudad” para que cada participante retrate aquellos aspectos que le recuerdan a América, o “El museo de América inspira” en este caso dedicado a ilustradores, muchos de ellos emigrantes, que reinterpretan con mucho arte, las máscaras que forman parte de las colecciones del museo. Y muchos proyectos más: un poema encadenado sobre migración, una invitación al diseño de moda, y todo lo que buscas y lo que propongas será bienvenido…

Ejemplo de los contenidos en forma de vídeos, fotografías o textos

A inicios de octubre ya estará disponible el acceso para participar. ¡Colabora con nosotros aportando tus videos, imágenes y textos, proponiendo tus propios proyectos y participando en los que otros han propuesto, para hacer cada vez más grande este portal y revalorizar esta visión sobre las culturas!